La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. El envejecimiento activo permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en las personas mayores y en la importancia de dar una imagen pública positiva de este colectivo.

Cuando utilizamos el término “Activo” estamos refiriéndonos a una vinculación permanente en diferentes actividades sociales, culturales, espirituales y económicas y no solamente a la función de estar físicamente activo.

Por medio del  envejecimiento activo se busca ampliar la esperanza de vida y con esta mejorar la Calidad de Vida de las personas que envejecen, incluyendo aquellas personas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad mayor como las personas frágiles, discapacitados o los que necesitan asistencia.

Para ello, es necesario apoyarse en el desarrollo de hábitos de vida saludable, físicos y mentales, la formación a través del reconocimiento de capacidades y competencias, la promoción de la igualdad de oportunidades, el fomento de la autoestima y la participación de las personas mayores en la sociedad, desde su experiencia, formación, valores, incidiendo en el papel de la familia y la comunidad.

El envejecimiento activo se sustenta sobre perspectiva de género y la intergeneracionalidad, favoreciendo la igualdad de oportunidades y la autonomía personal.

Mantener la autonomía y la independencia

Mantener la autonomía y la independencia a medida que se envejece es un objetivo primordial tanto para los individuos como para las autoridades gubernamentales y no gubernamentales.

Y es por ello que la Sociedad de San Vicente de Paúl de Medellín, trabaja responsablemente en la desmitificación de los prejuicios que se han atribuido al proceso del envejecimiento y la etapa de la vejez que no son más que generalizaciones negativas o estereotipos heredados.

Desde el programa de Gerontología,  la vejez es concebida como una etapa de desarrollo personal, la cual puede vivirse de manera activa y en total plenitud.

La invitación desde el programa Gerontológico para los jóvenes y adultos es a cuidarse, relacionarse, educarse, y sobretodo alimentarse de manera saludable y hacer de la práctica del ejercicio algo permanente.

En cuanto al adulto mayor, lo instamos a transformarse en líderes positivos y ser modelos para las futuras generaciones, en torno a crear un mundo mejor para vivir, generando un cambio que permita incorporar el tema del Envejecimiento Activo en nuestra sociedad y transformarnos en personas activas, sin importar la edad.

[Tweet “Un pueblo que no cuida a sus ancianos y a sus niños no tiene futuro. ¡Porque no tiene memoria y no tendrá promesa! Papa Francisco”]

Quiere ser una persona mayor activa y sana, Un pueblo que no cuida a sus ancianos y a sus niños no tiene futuro. ¡Porque no tiene memoria y no tendrá promesa! [Papa Francisco]

Todos en la vida, llegarán a ser personas de edad avanzada, y sin excepción acumularán años de experiencia y sabiduría para compartir con los demás, pero también deberán tener en cuenta cómo quieren enfocar su vida, pues es lógico que si rechazan a los demás serán también rechazados, pero si por el contrario deciden mostrar una actitud positiva ante la vida, ésta los gratificará con felicidad.

Deben negarse a no ser felices, pero para ello, tienen que vivir la vida intensamente, no permitiendo que los obstáculos, las derrotas y los fracasos los invadan, sino por el contrario deben sonreír a la vida, a cada persona y a cada situación por difícil que sea. Por eso se les comparte algunos consejos que les va a permitir ser una persona mayor activa:

Aliméntate Sanamente: Y no solamente hablamos del consumo de alimentos, sino de alimentar tu alma, tu espíritu, esa fuerza que nace del interior de nuestro ser. Aliméntate con una buena dosis de FELICIDAD Y PAZ cada día.

Haz Ejercicio: Es bueno levantarse en la mañana, estirarse, darse un buen baño y salir a caminar. Ejercita tu cuerpo y tu mente. Desarrolla actividades que te gusten, pues le encontrarás un mayor sentido a lo que haces.

Descansa: Cuando tu cuerpo te lo pida, no extralimites tu cuerpo, duerme lo suficiente para que te recuperes del día y tengas las fuerzas necesarias para disfrutar otro día más. Se recomienda entre 6 y 8 horas de sueño diarios, pero no abuses de este tiempo pues estarás perdiéndolo para desarrollar otras actividades.

Socializa y estrecha vínculos: El aislarse provoca depresión, vincúlate en actividades de tu gusto, comparte con familiares, amigos y conocidos. Disfruta de una buena conversación pues de esta manera lograrás acercarte a los demás.

Propóngase metas: Nunca es tarde para emprender nuevas ideas, crea y ejecuta tu proyecto de vida, nunca dejes de lado tus sueños, pues siempre que sueñes algo tendrás motivos para luchar y vivir. Planea tu vida, enfócate en lo que tienes que hacer cada semana, nunca dejes tu agenda en blanco, planifica cada día de tu vida al lado de familia y amigos, conoce sitios nuevos, y lo más importante haz cosas que nunca antes habías hecho.

Todo es cuestión de actitud

“Pasar de los 60 años no debe ser sinónimo de envejecimiento. La juventud es, más bien, una cuestión de actitud.”

Los Adultos Mayores son un grupo de personas que tienen un gran valor, producto de su paso por la vida, el que puede ser transmitido y aprovechado por quienes no han realizado aún ese tránsito. Es por esto, que debemos apreciarlos y darle la importancia que se merecen, teniendo como premisa que estén y se sientan bien.

La salud mental y física es una de esas premisas; por ello, debemos buscar espacio de esparcimiento y de actividades para sentirse revitalizados; pues si no lo hacen, poco a poco sus músculos se atrofiarán…no por viejos, sino por sedentarios.

Muchas veces se habla del ENVEJECIMIENTO ACTIVO como una de las estrategias más efectivas para un buen envejecer y para tener una mejor calidad de vida.

Por ello, los invitamos a hacer ejercicio, a la realización de actividades y al compartir en comunidad. Además, tan importante como que “se muevan” es el hecho de sentirse y hacer parte de algo.

Pero tengamos presente que el envejecimiento activo es sólo posible cuando estamos dispuestos a participar de la vida social, política y cultural de nuestra ciudad y país.

Recordemos que nuestras vidas deben ir más allá de los tradicionales talleres, viajes y cursos, también debemos ser parte activa de una sociedad.   

Envejecer es un proceso natural, pero hacerlo sano es una decisión personal. Por ello, presentamos 10 pasos para mantenerse más activos:

  •         Comer de todo, pero balanceado. (consulta tu médico)
  •         Evitar el tabaco y exceso de alcohol.
  •         Hacer diariamente una actividad física moderada, como caminar.
  •         Cuidar la salud. Prevenir las enfermedades y atenderlas a tiempo.
  •         Evitar la soledad. Agruparse, participar, emparejarse.
  •         No dejar de estudiar, al menos leer. Aprender cosas nuevas.
  •         Mantenerse informado sobre su barrio, ciudad, país y el mundo.
  •         Divertirse, reír.
  •         Programar la jubilación a tiempo y ocupar el tiempo libre.
  •         Emprender cualquier cosa, nunca es tarde para realizarlo.   

[Tweet ““Pasar de los 60 años no debe ser sinónimo de envejecimiento. La juventud es, más bien, una cuestión de actitud.””]

Deja una Respuesta