Son constantes las noticias de los múltiples robos, asaltos o estafabas que vienen sucediendo en nuestro país. Los delincuentes se aprovechan de las emergencias para engañar a las personas, y la pandemia, por desgracia, no es una excepción y “facilitó” cubrir el rostro y acceder fácil a las viviendas.

Según una Encuesta de Percepción y Victimización realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá, en un año atípico por los efectos de la pandemia del covid-19, se sigue creyendo que la inseguridad es uno de los principales problemas que aqueja a las personas, y se reveló que el 76% de los personas se sienten inseguros. Sin duda, estas cifras no son una realidad sólo de la ciudad capital, los medios muestran, día a día, lo que muchas personas sufren en cada región de Colombia a manos de los delincuentes.

Muchos han padecido situaciones de inseguridad (hurto, estafa, raponeo, cosquilleo); la realidad es que los “dueños de lo ajeno” no les preocupan a quién le hace el daño o las consecuencias que se generan. Los delincuentes tienen en su mira a las personas mayores para perpetrar sus robos, esta población es, casi siempre, más vulnerables para sufrir de abusos, especialmente dentro de sus viviendas teniendo en cuenta que el  último año han permanecido dentro de ellas.

La Policía Nacional alerta de cómo se ha multiplicado el número de robos en hogares donde residen personas mayores en los últimos años. Tanto los robos con violencia en viviendas como los engaños por personas que se hacen pasar por domiciliarios. Algunos delitos se presentan, según las autoridades, por medio de la modalidad ventosa, donde los delincuentes ingresan a las residencias escalando muros, perforando paredes o usando llaves maestras o ganzúas; también, aprovechando cuando la residencia se encuentra sola; o por medio de las conocidas llamadas millonarias, en la que los delincuentes fingen por teléfono ante la víctima, que hay una emergencia en la que se necesita dinero.

Aprovechamos este tema para recomendar algunas medidas de seguridad que se deben tener en cuenta para evitar cualquier tipo de robo o estafa:

  • Pregunten quién llama y por quién pregunta a los desconocidos, antes de decir si está o no la persona que supuestamente necesitan. No informen nunca sobre si está solo/a o acompañado/a en casa.
  • No deje entrar a personas en casa sin su consentimiento, incluso si van con el uniforme de alguna empresa. Reciba sus domicilios desde la portería o fuera de la casa. Valide el nombre de la persona que la empresa informó.
  • No deje copia de las llaves en la portería, tampoco escondidas en el buzón, materas, caja de contadores, etc., ya que pueden ser localizadas con relativa facilidad.
  • Valore la posibilidad de instalar dispositivos electrónicos de alarma.
  • Si va a salir deje su residencia bajo el cuidado o recomendada a una persona de confianza. Mantenga una comunicación permanente y fluida con familiares y amigos de confianza.
  • No caiga en la rutina, sea precavido cuando salga o llegue a su casa observe su entorno.
  • No brinde información a personas sospechosas ellas pueden distraerle para que otros cometan el hurto.
  • Tenga siempre presente la línea telefónica de emergencias y el número del cuadrante de la policía.

Deja una Respuesta