Hablarle a una persona mayor acerca de un hogar geriátrico o residencia, es disparar todas sus alarmas. Sin embargo, las opciones hoy en día no tienen nada que ver con la imagen que de ellas se tenía anteriormente. Una buena opción para ellos y para cualquiera que quiera planear un futuro digno y seguro es habitar un hogar geriátrico.

Un cambio de mentalidad en la sociedad

El cambio de concepto sobre los hogares para adultos mayores viene de un análisis objetivo de la realidad. La expectativa de vida ha aumentado en los últimos 50 años.

Si antes se consideraba anciana a una persona de 60 años, hoy en día se encuentran personas de más de setenta años totalmente independientes, activas y vitales. Una mejor calidad de vida, los avances médicos y un mejor control sanitario hacen que la longevidad aumente año tras año.

Se sabe que el número de personas mayores de 65 años en el mundo se duplicará hasta 14% en los próximos 30 años, aumentando de 506 millones en la actualidad a 1.400 millones en 2040. Incluso, la tasa de personas mayores superará a la de niños menores de cinco años.

[Tweet “El número de personas mayores de 65 años se duplicará un 14% en los próximos 30 años.”]

En las últimas tres décadas, la figura de la persona mayor pasó de ser algo respetado y valorado, a una figura dejada al margen.

El culto a la juventud, a la competencia, a la innovación, llevó a los mayores a la sombra. Si antes la experiencia en un trabajo garantizaba la promoción laboral, durante la década de 1990 cumplir años era un factor en contra.

Por mucha experiencia que se tuviera, un desempleado de 50 años tenía muy pocas posibilidades de reinsertarse en el mercado laboral.

Hace menos de una década se ha comenzado a replantear el modelo. Si hay una cantidad en aumento de adultos mayores y disminución de los jóvenes que aportan al sistema de seguridad social y de pensiones, lo que se necesita es que los adultos mayores estén activos y con posibilidades de trabajar por más tiempo.

La edad de jubilación aumenta y también aumentan los programas de ayuda para que los mayores puedan seguir laboralmente activos por el tiempo que lo deseen.

Sin embargo, es necesario un cambio de mentalidad, no sólo de la sociedad sino de los mismos adultos mayores, sentirse capaz de seguir una vida plena a pesar de las limitaciones propias de la edad.

Es necesario volver a valorizar a la persona mayor como fuente de sabiduría, experiencia y conocimiento y darle los medios idóneos para que pueda continuar con una vida plena, no sólo como actor pasivo, sino como protagonista de su propia historia, que, según las proyecciones puede ser aún bastante larga.

Empoderarlos, promover su autonomía y darles todo el respaldo que necesitan.

[Tweet “Un cambio de mentalidad y valorar a la persona mayor como fuente de experiencia y conocimiento”]

Un espacio adecuado para el adulto mayor

A medida que pasan los años la casa de siempre deja de ser funcional para un adulto mayor. Los riesgos están por todos lados y es preferible evitar a tiempo un posible accidente que tener que asumir con el resultado de un descuido.

Hay muchas condiciones para garantizar el bienestar de una persona cuando envejece. Por un lado, está la opción de reformar la casa, contratar a personal permanente o esporádico y estar pendientes de ellos, pero siempre se queda algo pendiente:

¿Cómo garantizar que se mantengan entretenidos y socialmente rodeados? ¿Cómo lograr que se mantengan intelectualmente activos y cuiden su salud? Es una decisión de ellos, que se puede fomentar cuando se les permite ser autónomos.

En la actualidad, España, Chile, Estados Unidos, Alemania, entre otros países, tienen modelos y productos específicos para las personas de la tercera edad, en Colombia ya hay iniciativas con mucha calidad de vida.

Existen desde servicios de transporte público especialmente diseñado para ellos, cuidado en casa, centros de día, hasta conjuntos residenciales para adultos mayores. Son sitios donde  los adultos pueden llevar una vida plena.

Una de las modalidades con un futuro más promisorio es la de los conjuntos residenciales para adultos mayores, sean casas o apartamentos, donde estas personas organizan su propio hogar.

Se olvidan de pagar servicios, impuestos, limpieza, lavado de ropa y tienen personas pendientes de su salud y alimentación.  Nadie los obliga a nada, pero cuentan con todas las opciones para estar bien.

[Tweet “Conjuntos residenciales para adultos mayores donde cuentan con todas las opciones para estar bien.”]

Las ventajas de un hogar geriátrico

Compartir con personas de la misma edad, hacer lo que desean  y tener pocas preocupaciones, motiva a los adultos para vivir en residencias para mayores.

Las comodidades de las residencias para adultos se acercan al concepto de resort, living suites o clubes residenciales.

En Colombia ya existen iniciativas basadas en esta propuesta y adonde acuden adultos, solos o en pareja, dispuestos a vivir sin preocupaciones.

No hay que esperar a que llegue la enfermedad para decidirse por una residencia para adultos mayores. Cada vez son más las personas sanas y vitales que resuelven vivir en estos lugares con más tranquilidad.

La única obligación es vivir bien

Marta Robledo es psicóloga en ejercicio, tiene 63 años y sus hijos viven en el exterior, sus hermanas tienen esposos e hijos y alguien le sugirió que considerara la opción de vivir en un hogar geriátrico.

Ella fue con curiosidad pero sin expectativas y decidió mudarse de inmediato, porque como ella afirma: “Aquí se tiene todo. Uno se viene a vivir en las mejores condiciones.

“Soy psicóloga, sigo en activo, trabajo en una fundación y soy voluntaria en un ancianato. Aquí participo de todos los talleres a los que tengo tiempo de ir. También desempolvo algunas habilidades dormidas.

Aquí uno va haciendo un grupo familiar, una comunidad donde es muy agradable estar. Todos se preocupan por uno, uno se preocupa por ellos.

Es muy rico tener una total independencia, además saber que hay un personal administrativo y de servicios tan cerca que siempre están pendientes, así como los mismos usuarios que se convierten en tus compañeros de camino.

Aquí en este hogar geriátrico puedo tener una vida tan cómoda y puedo hacer lo que quiera afuera. Yo hago lo que me parece y lo que me gusta. Es el disfrute de lo que significa no tener que pensar en cocina, ropa, aseo de la casa, mantenimiento, facturas, y dedicarse a vivir.

Cero obligaciones. La única obligación es vivir, y vivir sabroso”.

T0MADO DE:  http://www.sura.com/blogs/calidad-de-vida/hogar-geriatrico-opcion-calidad-de-vida.aspx#sthash.BWBshvRU.dpuf

¿Te parece que un hogar geriátrico es la mejor opción para la calidad de vida del adulto mayor?

Deja una Respuesta

  1. Catalina Zapata Listado Propietario

    Primero que todo, felicitaciones por tan excelente portal, por pensar en y para el adulto mayor y todos los que rodean el mercado. Segundo, es un excelente artículo y por último, ya hago parte de la comunidad y no me quiero perder nada!!

  2. Carlos Andrés Álvarez Builes

    Buenas noches soy Carlos Andrés Álvarez pregunto si ustedes están recibiendo hojas de vida soy tecnólogo en recreación y deporte he trabajado con el adulto mayor Dios los bendiga